Análisis Inside out 2

Mindfulness

 “No se trata de cómo es Riley sino de cómo debe ser” – Ansiedad –

 Todos esperábamos ansiosos la segunda parte de Inside Out o Del Revés, y sin duda ha superado con creces las expectativas puestas en ella. Teníamos claro por el trailer que la pubertad traía nuevas emociones, entre ellas la conocida ansiedad. Sin embargo, la película nos aporta mucho más, aunque gran parte de los espectadores no lo hayan entendido.

 Para nosotros, lo más importante de la película es la referencia que hace de la fórmula que tanto explicamos en nuestras formaciones C->P->E->A->R (Creencias, que causan Pensamientos, que nos hacen sentir determinadas Emociones, y según la emoción que esté al mando, tomamos Acciones que nos llevan a determinados Resultados.

 Y ahora os cuento por qué.

Justo al empezar la película, algo nuevo nos sorprende esta vez, el árbol de las Creencias que conforman la identidad de Riley. Aquellas experiencias vividas que se guardan como recuerdos en el subconsciente y crean lo que ella es, como “están orgullosos de mí, soy amable, soy valiente, soy buena amiga…” Como explica alegría en la película, la experiencia de ganar el partido de Hockey le añadió una creencia a la niña: soy una ganadora.

 Y esto es el “yo soy” que tanto recomendamos en nuestros posts. Cómo, a través de afirmaciones positivas, sumamos “yo soy” a nuestras creencias para contrarrestar aquellas negativas que aparecen tras experiencias dolorosas.

 Y es que, tal y como alegría hace en la peli, es mejor enviar los malos recuerdos “al fondo de la mente” para que no creen creencias que no nos aporten o cambien nuestra identidad positiva. Y así alegría clasifica los recuerdos del día y dice “guardamos lo mejor y eliminamos lo peor”. Una buena práctica para todos en nuestra vida real.

Y con esa identidad crecemos, pero a medida que avanzamos en la vida, llegan situaciones más complicadas que hacen que necesitemos otras emociones más complejas. Por ejemplo, en la adolescencia aparecen la ansiedad, el aburrimiento, la vergüenza o la envidia, que sustituyen a las emociones primarias. En la película éstas son encerradas en un frasco para que ansiedad pueda tomar el control, un símil a cómo reprimimos emociones para conseguir unos resultados concretos en la vida real.

Nos vamos a quedar en este post con el aprendizaje de ansiedad, ya que es esta Emoción la que determina las Acciones que le traen a Riley malos Resultados. La ansiedad es preocupación excesiva, es decir, pensamientos de miedo exagerados, que hacen que la niña tome decisiones para planificar y prevenir un futuro desastroso. Visualiza los peores escenarios que le podrían ocurrir y toma acciones para evitarlos, aunque tenga que actuar en contra de sus principios y valores, en definitiva, en contra de su identidad, de como ella es (como, por ejemplo, alejarse de sus mejores amigas por la conveniencia de acercarse a las nuevas).

Ansiedad sabe que para que Riley tenga los resultados que desea (entrar en el equipo del nuevo instituto) tiene que cambiar su actitud, por lo tanto, tendrá que ir a la raíz de todo, a la base de la ecuación (C-P-E-A-R), a romper las creencias que le generan una identidad de buena persona, amable y amiga para cambiar a una nueva identidad poderosa y ambiciosa, sea como sea.

Por eso vemos en la película cómo planta nuevas creencias en ella a partir de nuevos pensamientos como: “si soy una de su equipo no estaré sola en el instituto” “si me hago amiga de ellas entraré en el equipo” “mientras me guste lo mismo que a ellas siempre tendré amigas”.

A pesar de que alegría se enfada porque “es cansado ser positivo todo el tiempo, es difícil mantener el optimismo con tanta queja a tu alrededor”, intenta salvar la identidad de Riley a toda costa.

Otro momento importante de la película es cuando la niña no puede dormir porque está atormentada con pensamientos de ansiedad. Vemos cómo fabrican pensamientos para ansiedad proyectando todos los posibles escenarios futuros catastrofistas. En ese momento, que cualquiera hemos vivido alguna noche, ansiedad crea pensamientos de preocupación mientras alegría insta a cambiar los pensamientos a positivos proyectando en la mente de Riley algo bueno. Eso hace que rompa el patrón, el bucle mental en el que se ha metido, parando a la ansiedad (vemos cómo los pensamientos rompen la pantalla).

A esto es lo que nosotros llamamos romper el patrón de foco, cambiar tu enfoque a lo positivo para cambiar la emoción que pilota los mandos y así las acciones que nos llevan a cambiar los resultados. Riley no puede dormir por pensamientos negativos que le generan ansiedad, y luego cambia a pensamientos positivos y la relajan. Eso lo enseñamos nosotros con las afirmaciones positivas, que es justo lo que hace alegría en la peli, ordenar a los pensamientos que no proyecten lo negativo sino escenarios positivos.

“No se trata de cómo es Riley sino de cómo debe ser” – Ansiedad. Exacto, y es que necesitamos cambiar las creencias y así cambiar nuestra identidad para poder convertirnos en esa persona que deseamos ser, con sus cualidades y aptitudes. El problema es que ese cambio tiene que ser consciente y en base a los valores, no inconsciente como resultado de una emoción desmesurada. Como el caso de la creencia “no valgo lo suficiente” que hace que la niña se comporte de forma antideportiva en el partido, en contra del “soy buena persona” de la identidad anterior.

Con esa actitud no conseguimos ir muy lejos, lo único que conseguimos es sufrir un ataque de ansiedad, donde se pierde el control y las afirmaciones negativas como – no valgo lo suficiente- se apoderan de ti y te generan malestar. Seguro que lo has sentido alguna vez.

En un ataque de ansiedad, no se responde, nos encontramos con un bloqueo y sólo podemos salir de ese estado con conciencia en uno mismo y en el entorno, respirando y abrazando la emoción. Y así lo solucionan en la película, con un gran abrazo de todas las emociones, validando el proceso de cambio y aceptando que todas son necesarias. Y por eso Alegría le dice a Ansiedad: “no es tu misión decidir quién es Riley, no es nuestra misión decidir quién es”. Lo vemos al final de la peli, cuando generan una avalancha de recuerdos dejando que Riley sea Riley, con sus buenas y malas experiencias, con su identidad de buenas o malas creencias.

Y así nos quedamos con una identidad mezclada:

  • Soy egoísta, soy amable, soy buena persona
  • Necesito encajar, pero quiero ser yo misma
  • Soy valiente, pero a veces necesito ayuda
  • Cometo errores, pero aprendo

Y es que a veces perdemos la identidad por lo que contamos de nosotros. No somos de determinada forma porque actuamos de determinada forma en algún momento.

Y así acaba la peli, conformando una nueva identidad para la etapa que empieza, siendo:

  • A veces se aburre, pero no es aburrida
  • A veces hace cosas q están mal, pero no es mala
  • A veces falla, pero no es una fracasada

Todas las emociones se apoyan y la niña reclama a alegría, quien siempre toma el control con optimismo, confianza y gratitud. Y ésta le dice a ansiedad: “concéntrate en ocuparte de lo que podemos controlar, por ejemplo, no en si entrará en la universidad cuando sea mayor sino cómo preparará el examen de mañana”. Eso es: no te preocupes de los peores escenarios, ocúpate de lo que puedes controlar.

Vivimos con todas las emociones, todas necesarias, pero podemos alimentar lo bueno, podemos aprender y seguir, dejar que alegría sea quien pilote nuestros mandos y el resto apoye y ayude para protegernos. Y es que a veces queremos validar tanto las emociones que creamos nuevas creencias limitantes ante ello como dice alegría: “A lo mejor eso pasa cuando te haces mayor q sientes menos alegría”, y eso no es cierto, pero lo justificamos para no esforzarnos.

Brillante el aprendizaje de esta película que AVALA cómo funciona el Coaching y el Mindfulness perfectamente unidos.Herramientas de Coaching para eliminar creencias y acoger nuevas, creando una nueva identidad con un buen estado, una nueva historia y una nueva estrategia. Siempre desde la conciencia, del ser, desde los valores, abrazando todas emociones y simplemente respirando, soltando aquello que no puedes controlar, como nos enseñan las herramientas de Mindfulness.

Gracias por leernos, seguro que si ahora vuelves a ver la peli, le encontrarás un sentido diferente y entenderás todo lo que te he explicado.

Entrada anterior
El propósito alarga la vida

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.